sábado, abril 16, 2011

Especulaciones III

.



Latitudes y longitudes

tu don de imaginar se apodero de todas tus facultades
un espontaneo exorcismo te resucita en una pista de baile

un puñado de tragos y versos en el alféizar de adentro
efectivamente, esa soy yo -te decís- 
embriagada de luz y sombra, frente al espejo

con una inmaculada sonrisa de acero malicioso
luciendo unos dientes de nácar perlado, que brillan hasta por no dejar
mas detrás de la aparente quietud

una honda tempestad de misteriosos pulsos te inquieta


veo unas manos de mujer en un cuello que anhela caricias
roces que tu cuerpo aún los saborea
y algo de pop art, uva y lomo de salmón ahumado
en la casita de un residencial barrido por un viento almizclado
que orea tus tiempos más abstractos, cansados, envejecidos


otra vez su voz oficiosa pidiendo satisfacer reñidos deseos
¿y qué sabéis tú de surcos luminosos, qué puedan llamarse plenitud y más?
ignoro en que latitud se encuentra, ni de donde proceden
esas imperceptibles ondulaciones de tu vientre

¿de donde hurtáis la claridad de todos tus días?
no lo recordáis o prefieres tu esplendor original
o quizá no lo sabéis, esa noche estabas vestida de incógnito.


me viste aparecer y creíste que éramos tú y yo, y él…
y él ¿o había alguien más? -me dijo con voz seductora-
una gran ecuanimidad serpentea en el ambiente
y su piel recobra los colores difuminados del crepúsculo

en algún momento de poco relieve
viste pasar al guasón, ágil, puro, fresco
disfrazado de alguna sustancia o careta nueva
algún roce merodeando 
entre quién sabe qué latitudes y longitudes

.

3 comentarios:

Curiyú dijo...

Ahora, que me gusta andar por estos laberintos llenos de luces y sombras, es pista de baile, cuál será?
Justo ayer leía en el libro de un chino, Ma Jian, a un personaje/mujer decir que "su vagina es como una pista de baile pervertida"...
Un abrazo.

Jorge Ampuero dijo...

Exquisito discurso poético que me recuerda que vivimos en cuerpo que siempre nos lleva a otro cuerpo.

Saluditos :)

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Vine a conocerte y me encontré con tus versos largos y jugosos

Un saluo y un abrazo