lunes, marzo 20, 2006

El bien y el mal son gemelos

.



Este post obedece a la necesidad de esclarecer el hecho de que yo tengo un blog gemelo, mi gemela se hace llamar Natinat igual que yo, pero hay algo que nos diferencia, quienes nos conozcan podrán evaluar esas diferencias abismales, hasta el día de hoy íbamos por caminos paralelos, pero a partir del último post de mi gemela he decidido revelar la verdad y poner al descubierto aquello que nos diferencia, es por eso que hoy incluyo este post muy diferente del de Natinat II quien padece de una obsesión rayana en lo patológico, lo único que haré es dejar mi post en la sección de los comentarios de mi alter ego.

La libertad impotente. A propósito del bien y del mal

El maniqueísmo relativiza la libertad humana, no hace de ella el lugar activo del enfrentamiento entre el bien y el mal. Desplaza la lucha a otro ámbito. El profesor Botturi afronta la actualidad del problema moral

a cargo de Davide Perillo

« El motivo, en el fondo, es uno: en la vida del hombre, la experiencia del mal es algo imponente. Siempre, en todos los tiempos. La actitud maniquea nace de aquí». También Francesco Botturi, profesor de Filosofía moral en la Universidad Católica, se quedó impresionado por esta alusión realizada el sábado por la mañana en los Ejercicios de la Fraternidad. Se hablaba de «retorno del maniqueísmo», de una concepción que «hace desaparecer la libertad», contraponiendo bien y mal como «ideas predeterminadas», colocándoles una junto a la otra: «una idea (no una experiencia) de bien, pero sobre todo el carácter inexorable del mal».

Tentación recurrente, cristalizada en doctrina ya desde el siglo III, pero que reaparece a menudo en la historia. ¿En qué forma? Y, sobre todo, ¿por qué? «Es verdad, el dualismo maniqueo es actual. Por lo menos como actitud, si no como doctrina. En el maniqueísmo se mira al mal como algo que está enfrente del bien, como principio que lucha con el principio del bien, queriendo vencer. Es una lucha radical. Desde este punto de vista la visión maniquea tiene algo de verdad: nace de una mirada dramática sobre la realidad. Por esto fascina».

Es decir, porque se toma en serio el problema del mal...

Exacto. Y esto es lo que al principio había atraído también a san Agustín, que antes de su conversión había pasado por el maniqueísmo. Después fue él mismo el que puso de manifiesto la debilidad teórica del dualismo maniqueo: el mal no es “algo” (porque sería positivo), ni es tampoco únicamente negación (porque sencillamente no existiría); es sólo privación, es ir en contra de lo que hay. En cualquier caso, no es un principio que tenga consistencia en sí mismo. De esta forma Agustín supera la contradicción teórica del dualismo maniqueo, pero no resta dramaticidad al problema del mal. Deja intacto todo el drama de la existencia marcada por el mal.

El maniqueísmo parte de la experiencia dramática del mal, pero termina por solidificarla en una idea predeterminada. ¿No es este el motivo de que «se haga desaparecer la responsabilidad»?

El maniqueísmo relativiza precisamente la libertad humana. No hace de la libertad el lugar activo del enfrentamiento, sino sólo el teatro de este choque. El enfrentamiento entre bien y mal tiene como protagonistas a los principios metafísicos.

¿Cómo se documenta hoy esta tendencia?

Hoy no existe una verdadera concepción maniquea, una teorización de esta concepción, porque en la cultura contemporánea no se da una adecuada sensibilidad metafísica. Sin embargo existen actitudes maniqueas, efecto típico de posiciones ideológicas, en las que los factores en juego se identifican con sujetos sociales.

En definitiva, se pasa de una lucha entre bien y mal a la contraposición entre buenos y malos...

Exacto. Es una tentación típica de la época moderna: el mesianismo comunista tiene necesidad del capitalista como enemigo absoluto, el nazismo del judío, etc. Pero son esquemas vigentes también hoy; los fundamentalismos de cualquier signo tienen este patrón: existe una alteridad que es simplemente un adversario, pero que es identificado paranoicamente con el mal. Recuerda mucho a la idea de “chivo expiatorio” (reformulada hoy por A. Girard), sobre el que se cargan culpas y conflictos sociales para salvar la unidad social y por tanto la paz.
¿Qué hay en el fondo de este mecanismo?

El carácter insoportable del mal. El mal es escandaloso, y si no existen una razón y una energía capaces de superarlo, la tentación espontánea es la de borrarlo de uno mismo, del propio grupo... Proyectarlo fuera, como para tenerlo delante y de alguna manera circunscribirlo y dominarlo. Es un problema de intolerancia: no se consigue soportar el sufrimiento que produce el mal y se crea un mecanismo de resentimiento contra él que se materializa - por decirlo de alguna manera - contra alguien. Es un resentimiento profundo e insidioso, que puede asumir incluso la forma del humanitarismo. Piénsese en una cierta forma de subrayar los casos más dignos de compasión para justificar el divorcio, el aborto, la manipulación genética, la eutanasia... En realidad, para aliviar la propia angustia y para satisfacer el propio resentimiento hacia un sufrimiento que nos hace experimentar nuestra impotencia.

¿Qué quiere decir entonces que en este juego «la libertad, ante la experiencia del límite, se detiene»?

Es la cuestión de fondo. La libertad es adhesión al bien. Pero precisamente se pone a prueba en esta capacidad de adherirse. Porque la adhesión al bien pasa a través de la elección, que es un poder expuesto al riesgo y al drama. La visión dualista se solidifica por la experiencia del mal. No consigue concebirse a sí misma como el lugar en el que se desarrolla el drama. Actuando así no alcanza la profundidad de la libertad. Sacar fuera el mal, identificarlo con “otra cosa” es renunciar a la profundidad de la propia libertad.

¿Hasta tener miedo de ella, como dice don Pino?

Tomás escribió que «malum etiam habet quandam infinitatem», incluso el mal tiene una cierta infinitud. A primera vista, parece la posición maniquea. En realidad quiere decir que cuanto más profundo es el mal, tanto más pone en juego la relación de la libertad con el ser. Mirar a la cara a esta amplitud de la libertad y hacerse cargo de ella es una tarea vertiginosa. Exaltante, pero también temible. Por eso sufrimos la tentación de huir.

Sin embargo la experiencia nos dice que «existe algo dentro de la libertad misma, un veneno dentro de mi libertad», como se decía en Rímini: es el pecado original.
Sí, porque sigue estando el enigma de la capacidad de la libertad de hacer el mal. Si la libertad es esencialmente adhesión autónoma al bien, ¿por qué es capaz del mal? Aquí el escándalo pasa de ser externo a ser interno. El hombre que reflexiona sobre la propia posibilidad de hacer el mal no puede no escandalizarse de sí mismo. Por eso el hombre no es capaz de confrontarse verdaderamente con el enigma de su libertad si no es con una condición: que su mal esté ya de algún modo rescatado. Sólo en el horizonte de una promesa futura o de una salvación presente se hace posible superar el miedo de la libertad. La concepción judaica antigua, y después cristiana, del mal lo atribuye al hombre. Pero esta idea es contemporánea a la “promesa” y a una primera forma de “alianza” con el hombre: el ser arrojados del paraíso terrenal es contemporáneo a la promesa de la lucha de la mujer con la serpiente y al cuidado de Dios hacia el hombre, al que reviste amorosamente con una túnica de piel (cfr. Gn 3,15.21).

Y en virtud de la promesa de salvación se tiene el valor de llegar hasta el fondo del drama de la libertad.

Sólo a la luz de la gracia es soportable la idea misma del pecado original. Si lo pensamos, la idea del pecado original es terrible. No es menos dramática que la idea maniquea.

¿Qué diferencia existe entonces entre la elevación del mal a principio inexorable, como sucede en el maniqueísmo, y el hecho de que la libertad esté inexorablemente herida y por tanto sea incapaz, por ella misma, de hacer el bien?
En un caso se habla de un principio metafísico inalterable, en el otro de una condición de la libertad, que sigue siendo por sí misma deseo de bien. Si se niega esto, se cae en el pesimismo luterano. En cambio, el juicio sobre el pecado adquiere sentido únicamente a la luz de la gracia, que da sentido a la libertad, como experimentó san Pablo.

Si esto es así, el pecado no constituye ya una objeción: se convierte en un signo que remite a algo más grande. El límite se convierte en un “escalón”, como dice a menudo don Giussani... entonces, ¿qué papel juega la gracia?

El hecho de que el pecado sea una cuestión de libertad y de que el mal esté ligado a la libertad implica algo: que si existe una respuesta al mal, tiene que ser obra de otra libertad. No puede ser el efecto de un principio anónimo o la aplicación de unas reglas. La naturaleza del problema es tal que ningún dispositivo, ya sea individual o colectivo, interior o exterior, está capacitado para responder. La libertad, por su propia naturaleza, no puede tener otra medida que la libertad. Si una libertad está enferma, su medida podrá ser sólo una libertad sana que cuide de ella, es decir, una libertad capaz de ese amor del que ella no es (ya) capaz. La libertad de Cristo sale al encuentro de la libertad del hombre. La única medida adecuada de la libertad que se ha perdido a sí misma es la misericordia. La misericordia - así la define don Giussani - como «justicia que recrea».


6 comentarios:

Sfer2000 dijo...

Si, te comprendo Natinat, yo también tengo un gemelo, un alter-ego que me hace sentir disminuido con sus verdades, ante tantos aduladores e hipócritas a mi alrededor. Pero te digo esto, vivir la vida en toda su realidad es lo que cuenta. La vida misma. Y por supuesto lo que realmente vale la pena es darse cuenta de quienes son los pasajeros de tus sueños que, de verdad te acompañan, y lo más importante, darse cuenta de quien es quien y, quien sólo finge ser lo que no es y quien realmente no aparenta, es. El único criterio válido es ver lo que nadie ve, lo fundamental que se esconde bajo las apariencias.
Como este post que habla de tu gemelo, como una imagen en espejo, uno de lado oscuro el otro de lado de la luz supongo que va por quién va, pues bueno, me parece que el bien y el mal están expresados de manera que bien puede discernirse uno y otro de manera inequívoca. De extremo a extremo.
Pero, Natinat esto va en serio, es necesario ya, espero que las cosas se aclaren antes de decir olvídalo.
Como te repito en su día las cosas quedan al descubierto este tema de los clones sólo está contenido en el terreno de la dualidad trascendente. Aunque sea a veces insufrible debo pasar por eso y así se conozca también mi otra cara!
Abrazo.

marvision dijo...

Nunca he querido adular a "Orbe" nunca, al menos con este término, quizá si he dicho como le veo y el resto de la sociedad "no lo dice" aunque lo vea, no se quien es, pero se que le pertenezco, no se que hacemos aquí, pero el y yo tenemos algo en común, yo se que no me abandona, no importa lo que dice escrito o hablado, mis sentimientos no me engañan, siempre está conmigo. Él sabe muchas cosas, pero...
Un día le dije, "no se quien eres" y no lo se, sin embargo se que tiene que ser así. Calladita.

Natinat dijo...

marvisión, aquí puedes expresarte con toda amplitud y tranquilidad, yo respeto tus convicciones. No hay equilibrio más justo que éste de un hombre y una mujer cuando se despojan de sus falsas vestiduras y mirandose de frente retornan a la arcilla primigenia. Siempre serás bienvenida.

Un abrazo de natinatI la cara verdadera de la otra natinat

El Navegante dijo...

Natinat:
ha sido todo un honor, que alguien con una profunidad de pensamiento relamente envidiable, haya venido a mi modesto barco a decirme que siemmpre s bello hablar de amor, que lso lugares comunes cno son suficientes.
Me alegro que tampco lo sea para alguien con tu nivel cultural reina.
Mira, comencè la laectura de esto tan interesante que expones, pero hoy no dispoingo dfel timepo como para seguirla en profunidad como desearía, pero suelo cumplir con mi palabra,y aquí esoty, retribuyendo tantas atenciones,como al tuya.
Esperando no quedar fuera de contexto con tu brillante exposaiciòn del maniqueìsmo, sólo quisiera testimoniar,que a vecesd los elevados concepto¡s dogmàticos, no siemrpe están de la mano con la triste realidad cotidiana, sea de la época que sea.
Si son anónimos o el angel y el demonio, ou opuesots que no se pueden separar, no lo sè en verdad.
Peor tù has notado Natinat que hay gente que ya ha nacido (mal nacidos desde luego)con el designio de la mnldad , a veces la más extrema , en su devenir en esta vida?
Me ha tocado conocer a varios de cerca, lamentablemente,hoy he reñido con uno, que par amì es como la personificaciòn del mal sobre la tierra, dicho esto en tono estrictamtne despcriptivo, ya que no ando en esas cosas, vale?
Te cuento, estuve en mi tierra, observando una ceremonia del rito Umbanda ( a pesar que tien su cuna en Brasil)
Me habian dicho que es un ritual el que practican que sòlo persigue el bien par al gente.
Cuanod observè alejarse una barca repleta de dulces y obsequios, y flores y velas honrabod en su dìa a la Diosa del Mar, te pueod asegurar que un estrmecimiento rtecorriò mi cuerpo.
Es que se nmecesita sentir tanto el bien, para estar precavidos de tanto mal que anda entre las gentes buscanod mayormente vítimas inocentes y en inferioridad de condiciones.
La escucho a la Bebe , y me acuerdo de una querida amiga andaluza que me contaba sus penas con un marido que era un perro, refregàndole una amante de cuarto nivel en su cara, aún si considerar a su hijita.
En fin, penas del arma, que el flamencouuuuuu que adoro habla tnaot, y nuestor tango se hermana con él para sacar todo afuera cuando la garganta se cierra por esas penas tan hondas.
Perdón por la extenciòn, no lo pude evitar, has tocado un tema que me cala mu hondo.
Un besazo apa, y hasta pronto-

bobCaT dijo...

"Dios", que intenso, no lei con toda la calma q me hubiera gustado y has metido algunos conceptos que domino pero bueno; creo q lo he cojido; Hablamos de livertad como deseo de bien, hablamos de livertad como impulso hacia el mal; y luego hablamos de tentaciones, pecados, jesucristo y mogollon de gEntes q apenas conozco de oidas,jej. Y a ver; es que hay algo que no acabo de entender. Livertad; q entenemos por liVertad? livertad es salir a la calle y hacer lo q nos plazca? o livertad es sentirte livre? eres livre solo si lo sientes?
La verdad es q es algo comlicado pero bueno mi pequeña explicacion es algo bastante sencillo y se mueve en que el problema de la livertad es alo tan solo conceptual; el ser humano solo deja de ser livre cuando algo le reprime. Solo la represion expresa una necesidad de livertad. Si nos meten en la carcel queremos salir. Si existe un dios q pone reglas; pequemos contra el. Ir contra lo establecido es livertad para algunos.
Y bueno el texto mas bn va de bn y mal pues yo digo que al margen de cualquier moralidad cristiana o la q quieras. de un punto de vista totalmente "objetivo" el bien es aquella forma de actuar que es susceptible de ser adoptada por la mayoria como forma de vida razonablemente adecuada; y el mal; pues el mal siempre será una reaccion que se opone a una normalidad adoptada.
buf; me ha costao pero creo q me he explicado como qria.
[invitada a mi blog en el q me empeño en creer que soi cada dia un pokito mas liVre; xd]
(y si, ya se q livertad en realidad es libertad, XD)

Anónimo dijo...

Eres como un sueño que no recordamos, pero que nos hace despertar alegres".
Agrégame al Messenger: jfrancisco70@hotmail.com
francisco